Saltear al contenido principal

Aventura en Balcarce

Aventura En Balcarce

El fin de semana del 28 y 29 de octubre hicimos nuestra segunda escapada del año en equipo.

Esta vez fue el turno de Balcarce, nos fuimos a correr a Tierras del Diablo. Una competencia de aventura que nos dio la oportunidad de que muchas personas pudieran vivir y disfrutar la increíble locura de estar ahí.

En esta oportunidad la carrera presentó varias modalidades:

  • 63 K, corriendo 21K el primer día y 42 K el segundo día
  • 42K en dos días: corriendo 21K cada día
  • 42K en un día
  • 21K en un día
  • Postas de 10K
  • 5K

Así que todos pudieron sumando, incluso caminando a disfrutar de esta hermosa experiencia.

El primer día se desarrolló el recorrido en la zona llamada Sistema Bachicha que consta de 3 cerros y casualmente son los más alta del partido de Balcarce. Fue un tramo durísimo ya que el trayecto era muy virgen con muchos ascensos, rocas y pastos muy altos que no permitían ver la condición del terreno.

El segundo tramo fue en la sierra Barrosa, donde se recorrieron increíbles subidas y bajadas muy técnicas entre vegetación que sin dudas hizo que la experiencia fuera increíble.

Fueron 24 los corredores de Lekip que participaron de todas las modalidades. Y todos lograron su objetivo.

Llegando con cansancio a la meta, y una sonrisa que mezclaba la alegría, con la emoción y con el dolor, lo más increíble que tuvo la carrera fue entender cuánto somos capaces de hacer y que valioso es hacerlo con las personas que nos rodean. La carrera fue deslumbrante desde el lugar que nos recibió pero más increíble desde la solidaridad y camaradería de los participantes. Todos, los del equipo y los que conocimos allá.

Cuando la cosa se ponía difícil, siempre había una mano que te ayudaba a subir, una palabra que te alentaba a seguir y sobre todo una pila de abrazos que te esperaban en la meta…

Eso si… infaltable nuestro aguante. Nuestra familia y amigos que se sumaron a acompañarnos y nos hicieron el mejor aguante… sin ellos, no sería jamás posible.

Así disfrutamos esta escapada, viviendo y disfrutando cada segundo y deseando esos abrazos que tan valiosos nos hacen sentir. Por eso se vendrán muchas más… para tenernos despiertos y con ánimo de nunca aflojar. Estás a tiempo!