Saltear al contenido principal

Correr= Un sueño alcanzado

Correr= Un Sueño Alcanzado

Recuerdo que siempre tuve el deseo de aprender a correr. Me motivaba principalmente la playa, las veces que iba de vacaciones y sentía una necesidad interior de correr junto al mar, aunque no podía. Veía la gente correr y deseaba poder hacerlo. Me parecía una gran actividad física para mantenerse saludable y activo. Pero en ese momento, y hasta  no hace tanto tiempo atrás, intentaba correr una cuadra y me ahogaba de tal forma que sentía literalmente que me iba a morir!!!

Sin embargo, estaba segura de algo: que era una actividad que se podía aprender y que yo algún día lo iba a intentar.

Tuve algunos intentos fallidos por mi cuenta, aunque fui ganando algunos minutos de aire. Primero 5, después 10, otro día 15 y el record máximo de 20 minutos trotando sin parar aunque volvía a terminar sintiendo que me moría. Mi objetivo era lograr correr/trotar 45 minutos dos o tres veces por semana. Era todo lo que deseaba. Había ganado un poco más de aire pero no tenía técnica, ni preparación, ni objetivos concretos y todo quedaba nuevamente en la nada.

Hasta que un día conocí Lekip. En mi primer tiempo en Lekip mi objetivo fue otro, pero tengo el recuerdo más que presente de la primera entrevista con Juampi que le dije que en algún momento quería aprender a correr.

Había algo que admiraba de la gente que corría, y era cuando los veía charlar con sus compañeros mientras lo hacían. No lo podía creer, que además de tener aire para correr pudieran ir hablando.

La primera vez que me ví a  mi misma trotando y charlando con una compañera no lo podía creer!!. Sentí una satisfacción enorme, y eso era sólo el comienzo.

En Lekip no sólo aprendí a correr sino que conocí las carreras de aventura que desde el primer momento sentí que ese tipo de running era el que quería hacer. La combinación de desafío físico, naturaleza y compañerismo lo hace único e inigualable.

El 2018 para mí fue un año de sueños cumplidos en Lekip. Mi primer carrera en Tandil, 14K, que disfruté plenamente e hizo que me enamorara aún más de este tipo de aventuras. Después llegaron los primeros 10k en calle en carrera Maya. En ese momento sentí por primera vez que realmente podía correr. Me sentí corredora!

Luego vino uno de los objetivos más lindos y ambiciosos que tuve, 21K de Amanecer  Comechingón, Córdoba. Yo pensaba hacer 10K pero cuando Juampi me dijo de hacer 21k lo veía casi imposible. Finalmente lo hice y no puedo explicar la enorme satisfacción que sentí al lograr y superar ese objetivo. Además que disfruté de toda la carrera desde el momento de la largada. Los senderos, los paisajes, ir llegando a cada puesto de hidratación que además equivalía a kilómetros cumplidos. Y ni hablar del increíble grupo humano con el que compartí anécdotas, consejos, risas, nervios, aliento de salida y en especial los abrazos de llegada.

Terminé el año con 21k en Balcarce. Fueron duros, muy duros, pero fue otro desafío superado del cuál pude aprender de errores y proyectar nuevos objetivos. Porque una vez que te ponés la camiseta de Lekip running Team no querés parar y no te para nadie!!!

Nada de esto lo hubiese logrado sin el apoyo incondicional de mi esposo Carlos, del aguante y la admiración de mis hijas Delfina y Agustina (que cuando sean grandes quieren ser corredoras como yo!), del gran profesionalismo y calidad humana de mi entrenador y promotor de toda ésta “locura” Juampi, de la buena onda y aguante de todos los profes de Lekip y de el enorme apoyo y gran compañerismo de tanta gente linda con la que comparto entrenamientos y carreras.

Me siento felíz por todo lo logrado y cada vez sueño más grande!!!

Bárbara Gavensky