Saltear al contenido principal

CRUNCH O PLANCHAS: El mito de los abdominales

CRUNCH O PLANCHAS: El Mito De Los Abdominales

Muchas veces en Lekip las personas nos preguntan por qué no hacemos con tanta frecuencia los abdominales “bolita” o “Crunch” tan famosos que nos enseñaron desde la escuela y que aún hoy siguen siendo el mito de los abdominales perfectos.

Bueno, acá te contamos por qué en Lekip trabajamos el fortalecimiento de nuestra zona media conocida como “Core” sin recurrir tanto a este ejercicio tan tradicional.

El Core es el centro de gravedad de nuestro cuerpo, y sus funciones más importantes son:

  • Dar estabilidad al tronco
  • Participar de los procesos de respiración desplazándose en cada inspiración y expiración
  • Dar estabilidad a la pelvis
  • Dar sujeción a las vísceras
  • Favorecer los procesos digestivos
  • Favorecer el retorno venoso y distribución de sangre por su movimiento de contracción y relajación
  • Controlar presión de nuestro organismo evitando lesiones por ejemplo en gestos como toser, estornudar, etc.

Hay dos tipos de musculatura en la zona media. La profunda y la superficial.

  • La profunda es la que se conoce como estática y nos previene de hernias de disco o molestias lumbares profundas. Si hay estabilidad en esta musculatura posiblemente haya inestabilidad en todo el cuerpo.
  • La musculatura superficial, es la que se conoce como dinámica, y favorece el movimiento en esta zona.

Ahora bien, ¿cómo trabajan los ejercicios que entrenamos para fortalecer nuestra zona media?

Cuando desarrollamos los abdominales “Crunch” se genera una gran compresión de los discos vertebrales, los aprieta y los retrae. En este sentido, si existiera una hernia, este ejercicio puede potenciarlo.

Además, contractura mucho el cuello porque pone mucho stress en el ligamento nucal.

Y adicionalmente las presiones se desplazan al suelo pélvico, pudiendo también generar deficiencias musculares de esta zona (ejemplo prolapso).

Por último, el trabajo de este tipo de ejercicio, se concentra en la musculatura superficial del core, por lo que no favorece la generación de mayor estabilidad de nuestra zona media.

Por el contrario, las “Planchas” en todas sus variantes nos ayudan a desarrollar de manera más saludable todo nuestro core.

Por empezar, no existen presiones lumbares, ni tensión en el cuello ni presión en el suelo pélvico. Su desarrollo constante puede prevenir las hernias de disco.

Las planchas trabajan directamente sobre la musculatura postural favoreciendo entonces la estabilidad de nuestra zona media o “centro de gravedad”.

Se pueden aplicar diferentes alternativas (ejemplo inestabilidades), generando así un trabajo más complejo y con tensiones musculares mayores, lo que resulta en un ejercicio eficiente y saludable.

La forma más fácil de hacer una plancha es pararse enfrente de una pared, dando dos pasos hacia atrás y apoyando primero las manos y luego codos sobre la pared.

La siguiente forma es arrodillado, en el piso apoyando los codos sobre el piso.

Y la última y definitiva es la extensión completa apoyando codos y punta de los pies. Sobre ésta existen muchas variantes diferentes para trabajar distintos aspectos.

Es por eso que en cada planificación de nuestros entrenamientos, la zona media juega un papel vital, y el desarrollo de ejercicios adecuados permite cuidarlos mejor y fortalecerlos más.

Así que, si en el futuro encontrás en tu planificación que no aparecen los abdominales “Crunch” y te toca hacer “Planchas”, recordá que te estamos cuidando y haciendo que tu zona media esté más fuerte y saludable.