Saltear al contenido principal

El Cruce: desafío y emoción indescriptibles

El Cruce: Desafío Y Emoción Indescriptibles

El Cruce

El fin de semana último integrantes del Equipo de Running de Lekip se desafiaron en una de las carreras más increíbles de nuestro país: el Cruce Columbia. Una prueba emocionante en la que se recorren 100 Km distribuidos en tres días, en terrenos de aventuras y paradisíacos sin igual.

Los participantes coordinaron su estadía compartiendo una convivencia que sin dudas colaboró al éxito final que tuvo la competencia. Este equipo vivió con emoción el logro para el que se prepararon durante tanto tiempo. Nuestro inmenso orgullo y admiración para Pablo Covato , Juan Patricio Isasi, Mauricio Garcia Lizziero, Marlene Ayala, Sofía Castellino, Walter Melo, Cristian Melo, Fernando Arigoni, Claudio Balán, Juan Pablo Silvano, Enrique Illanes y Sergio Echague. Ellos lo lograron con esfuerzo y con corazón!

La carrera se desarrolló en tres tramos que presentaron diferentes tipo de desafíos, todo uniendo Argentina-Chile-Argentina entre lugares únicos.

El primer día se fueron 42 K de descensos muy duros y finalizando este tramo con lluvias y vientos. Fue una prueba dura y desafiante.

El segundo día, incluyó el cruce de lagos helados hasta la altura de las caderas, corriendo ascensos pronunciados en el medio de un terreno de bosques inmejorable.

El tercer día fue el más duro de la competencia, y contó con dos ascensos (Sabana y Cerro Colorado), y sumado a eso el clima se presentó con muy bajas temperaturas y fuertes vientos.

En general toda la competencia fue muy dura, si bien todos lograron su medalla al pecho por haber concluido exitosamente los recorridos.

La satisfacción de haberlo logrado es inmensa. Uno se conecta con las cosas más profundas y con los afectos que ayudan a llegar, dedicando kilómetros y deseando el abrazo en la llegada.

Combinado al recorrido, la increíble alegría compartida durante la convivencia en los campamentos en donde la camaradería del equipo se vio en todo momento. Es de destacar la organización, voluntarios, servicios, recorrido, todo fue impecable para que la experiencia fuera realmente única.

Proponerse un objetivo, prepararse durante tanto tiempo y ver ese logro reflejado en esa llegada genera una satisfacción sin igual, y nos brinda la certeza de que somos capaces de cada cosa que nos propongamos hacer…

Por eso, manos a la obra, a seguir soñando y cumpliendo sueños! Felicitaciones chicos!