Saltear al contenido principal

Por mis primeros 42 K – Estado: FELIZ

Por Mis Primeros 42 K – Estado: FELIZ

Comencé en el mundo del running en octubre de 2012 en los 3 K de Maristas, donde estudian mis hijos. En noviembre, impulsada por una persona apasionada por correr, empecé a entrenar siguiendo sus técnicas y conocimientos. Corría 10 minutos y sentía todos los dolores imaginables. En diciembre del mismo año fue mi primera carrera, noctura y de 4K. Asustada pero con mucha adrenalina cumplí mi primer objetivo y en la llegada estaban todas las caras que quería ver: mi marido, mis dos hijos, mis papás, mi hermano y mis sobrinos. Qué lindo momento!

En el 2013 viví dos episodios muy duros y estaba muy mal anímicamente. La Carrera Luján Late volvió a despertar en mí esta loca pasión por correr. Late, palabra muy significativa en nuestras vidas. Por vos hijo, por saber que latías, vuelvo otra vez a las pistas.

No conocía Lekip hasta ese momento, sin dudarlo me inscribí y empecé a formar parte de su Running Team, acompañada de profesionales que me entrenaban para cumplir mis objetivos, mejorar mi estado físico y sobre todo mejorar mi estado emocional. Quería lograr mi sueño de correr mis primeros 21 K. Y antes de llegar a esos anhelados 21 K corrí muchas carreras. Y como les digo a todos, correr es un viaje de ida… y ahí quería más y llegué a mis primeros 30 K. Fue en ese momento que nuestro entrenador Juampi empezó a hablar de los 42K. Y ese número me resonaba especialmente, porque este año cumplí mis 42 años… y ahí me dije «¿por qué no?».

Y acá estamos, entrenando día a día con un grupo fantástico donde compartimos momentos de alegría y empuje. Pero más allá del disfrute que produce correr hay otros factores que son para mi fundamentales: la calidez humana de cada uno de mis compañeros, las salidas en grupo, incluidas nuestras familias. Los momentos vividos antes y después de cada carrera que son maravillosos.

Gracias Juampi por llamarme aquel día para que me animara a correr los 27 K en Tandil. Sin titubear vos confiaste en mi y yo hasta ese momento creía que no podía… Fue increíble haberlo logrado entre sierras y mucho barro!

Gracias querida familia por apoyarme y hacerme el aguante en esta linda locura. No sería posible sin ustedes.

Estado: FELIZ ¡y quiero compartirlo con todos Ustedes!

Karina Heitman