Saltear al contenido principal

Si yo pude, todos pueden

Si Yo Pude, Todos Pueden

Conocí Lekip porque habitualmente paso por el lugar y el cartel de la puerta me llamó la atención. Me contacté en dos oportunidades. Una hace muchos años pero que nunca concreté, aunque seguía a los profes a través de las redes sociales. Y la otra fue hace 6 meses y acá estoy feliz apostando a la actividad física.

Como nos pasa a muchos, siempre es una deuda. Sabemos y tenemos claros cuáles son los beneficios de hacer actividad física pero nunca arrancamos hasta que uno día nos damos cuenta que los años pasan y te castigan. Perdés masa muscular, fuerza, se suman contracturas, dolores que sabemos que son por falta de ejercicio físico.

Ese día llamé a Lekip y hablé con la profe Maite. Ella me escuchó y me alentó y no dejo que pensara dos veces. Al otro día ya estaba iniciando el camino que por lo que veo, siento y escucho no tiene retorno.

Mi primera clase de invitación fue con el profe Lean, que me recibió muy amable y atento. Comencé a la mañana ya que mi meta era faraónica: madrugar y entrenar! Para mi fue imposible… no podía sostenerlo. Y alentada por una amiga modifiqué el horario a la tarde.

Cuando empecé al principio me dio vergüenza. Verme vestida de manera deportiva o sentirme ridícula porque no me salieran los ejercicios, me daba un poco de pudor. Puede sonar tonto pero para el que no hace ejercicio, usar ropa deportiva lo hace sentir raro, porque el cuerpo no acompaña o al menos eso creemos.

Pero eso en Lekip se pasa rápido y los miedos se esfuman porque aparece la confianza en uno mismo, el respeto por los tiempos individuales y el acompañamiento todo el tiempo de los profes.

Cuando arranque yo quería tonificar, recuperar fuerza, poner el cuerpo en movimiento y bajar un poco de peso. Pero por sobre todo buscaba distraer mi cabeza, pasarla bien.

Me divierto mucho, me río que no es poca cosa para el bienestar físico y mental.

Los profes son lo mejor de Lekip. Yo pasé por los dos turnos, y en todos los horarios son muy buena onda. Son amables, cariósos, respetuosos y saben lo que hacen. Creo que podría caracterizar a cada uno… bueno ahora no, lo dejamos para el próximo testimonio.

Pero sí puedo compartir que descubrí que uno siempre está a tiempo de empezar a entrenar. Y que en Lekip se percibe profesionalismo en todo, un espacio muy lindo y agradable, elementos y actividades pensados para que todos puedan moverse y además el lugar está limpio…

Mis próximos pasos es poder sostener lo que logré. Esta continuidad que tengo es mi mayor logro por ahora. Y tengo un sueño dando en la cabeza… ese también lo dejo para el próximo testimonio.

Viviana Sciarota