Saltear al contenido principal

Suplementos

Suplementos

¿QUE SON LOS SUPLEMENTOS DIETETICOS?


Los suplementos dietéticos para deportistas son ayudas nutricionales ergogénicas (serie de manipulaciones nutricionales o no que ayudan a mejorar el rendimiento) destinadas a personas que practican algún deporte ya sea en forma competitiva o amateur y que busquen obtener mayor cantidad de energía, promover una más rápida recuperación luego del entrenamiento, disminuir la fatiga, modificar la composición corporal, mejorar el rendimiento, etc.
La oferta de suplementos es grande y diversa en cuanto a los beneficios que prometen, pero ¿cuan real y efectiva es esta promesa?
Es sumamente importante asesorarse antes de empezar a consumir alguno de estos productos ya que pueden tener una baja efectividad y además traer efectos indeseados como por ejemplo una mayor ingesta calórica o consumo excesivo de alguna vitamina.
El Instituto Australiano de Deporte (IAD) clasificó a los suplementos en base a su legalidad (que no contengan sustancias prohibidas), su seguridad (que no tengan efectos secundarios) y a su efectividad (que produzcan el efecto ofrecido). Para realizar la clasificación se llevaron a cabo diferentes estudios científicos que tuvieron en cuenta las tres características mencionadas y categorizó en cuatro grupos:

Grupo A, se encuentran los suplementos aprobados: son suplementos que han sido evaluados científicamente y comprobado su beneficio cuando se utilizan de acuerdo con un protocolo especifico en una situación deportiva específica. Algunos de ellos son: cafeína, geles, barras energéticas y proteicas, proteínas de suero de leche, bicarbonato de sodio, creatina, vitaminas, minerales, etc.

Grupo B, están los suplementos que se encuentran aún bajo consideración, es decir que no tienen prueba sustancial de los efectos sobre el rendimiento deportivo, pero siguen siendo de interés para deportistas. Cuentan con datos preliminares que sugieren posibles beneficios para el rendimiento o son demasiados nuevos como para haber recibido suficiente atención científica. En este grupo encontramos a los antioxidantes, b-alanina, jugo de remolacha, HMB, aceite de pescado, entre otros

Grupo C, suplementos con limitadas pruebas de efectos beneficiosos. No han probado que proporcionen una mejora significativa de rendimiento deportivo. Aunque no se puede afirmar que no tienen un efecto benéfico, la evidencia actual indica que la probabilidad de beneficios es muy pequeña o que los beneficios que producen son muy pequeños como para recomendar su utilización. Algunos de estos suplementos son la Coenzima Q10, ginseng, TCM, agua oxigenada.

Por último, los del grupo D son suplementos que no deben ser utilizados por deportistas. Son suplementos que están prohibidos, y podrían contaminar otros suplementos, ejemplo de ellos son: hormonas, sibutramina, glicerol.
Siempre debe tenerse en cuenta que la alimentación ideal es la que contempla cantidad y calidad de alimentos, el momento adecuado para su consumo y la suplementación. El consumo de suplementos no inmuniza contra una alimentación e hidratación inadecuada, descanso insuficiente ni hábitos inapropiados.
Su uso debe estar supervisado por profesionales competentes de manera de que sean prescriptos según la necesidad real y conveniente de cada persona.