Saltear al contenido principal

Lekip, estoy con vos!

Lekip, Estoy Con Vos!

Tengo 58 años. Siempre realicé actividades aeróbicas por mi cuenta, caminatas, running, bicicleta y natación. He pasado por algunos gimnasios sin mantener la continuidad. El objetivo siempre fue mantener un estado físico saludable y dinámico.

Hace 16 años, comencé a tener los primeros dolores en mi rodilla derecha y los resultados de los estudios dieron que tengo artrosis tricompartimental, la que se ha ido agravando progresivamente hasta dejarme casi sin poder realizar actividad física y dificultando mi actividad laboral.

Comienza así un largo camino de traumatólogos, calmantes, rodilleras, infiltraciones, sesiones de hielo postrado en la cama y noches sin poder dormir por el dolor.

La solución parecía inevitable… tenía que reemplazar mi rodilla por una prótesis cuya indicación médica es a partir de los 65 años. Se puede realizar la operación antes de la edad indicada si el paciente lo solicita, pero hay que afrontar la posibilidad de resultados no deseados.

Mi esposa había iniciado en Lekip ya hacía más de un año y me insistía para que empezara porque estaba muy contenta con los resultados que estaba obteniendo.

Cuando por fin me decidí a empezar, me encontré con un sistema de entrenamiento distinto a todo lo que conocía. Los profesores están siempre atentos a indicarte y a alentarte para que realices la actividad de la manera correcta, fundamentándote el objetivo de cada ejercicio, enseñándote a conocer tu cuerpo y cómo funciona en su integridad.

Hace seis meses que estoy en Lekip y realmente puedo dar testimonio de que me cambió la vida.

Cuando empecé, la rodilla me dolía estando sentado y no podía caminar más de 10 metros. Hoy camino cuarenta cuadras diarias. Y con el plus de que resolví muchos dolores generalizados en varias partes del cuerpo como por ejemplo la cintura y la espalda. Ah y además… pude evitar al menos por ahora esa operación que me tenía tan preocupado.

Los resultados van más allá de lo físico, mejoré además mi estado de ánimo y mi mente. Mi autoestima está fortalecida abriéndose un abanico de posibilidades para retomar los proyectos postergados e incluso generar nuevos.

Estoy muy contento, me siento con ganas de seguir y no voy a aflojar. Gracias Lekip… ¡estoy con vos como vos estás conmigo!

Jorge Ratti